fbpx
Una dieta flexible, hablemos de hábitos | Studio24
6121
post-template-default,single,single-post,postid-6121,single-format-standard,bridge-core-2.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-19.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Una dieta flexible, hablemos de hábitos

Una dieta flexible, hablemos de hábitos

Cuando pensamos en adelgazar, automáticamente lo estamos relacionando con prohibiciones de alimentos, restricciones, esfuerzo y sufrimiento. Estas dietas restrictivas y monótonas pueden no ser efectivas a largo plazo, además de los problemas de salud que pueden acarrearnos si son mantenidas a largo plazo. Por eso, cada vez más se está apostando por la dieta flexible, es decir, aquella que no implica la erradicación de los alimentos, sino el control de las porciones de los mismos dentro del marco de una dieta variada.

Vamos a ver una serie de claves para llevar a cabo esta dieta flexible:

1. Realizar 5 comidas al día

Es muy importante no llegar con mucha hambre a la comida y a la cena, esto va a ser gracias al almuerzo y a la merienda respectivamente. Además, poco a poco tenemos que ir cambiando los hábitos nutricionales, por ejemplo, cuando tenemos hambre, en vez de elegir alimentos que nos resultan placenteros, como la bollería, snacks, etc. los tenemos que empezar a cambiar por comida real como los frutos secos.

Por tanto, deberemos comer menores cantidades pero más a menudo, intentando evitar muchas horas de ayuno.

2. Control de las cantidades

Una de las cosas que más cuesta. Primeramente, deberemos controlar las porciones de los alimentos más calóricos en función de nuestras necesidades y de nuestro objetivo. España es un país que se distingue por sus grandes raciones, y el control de éstas es una asignatura que nos queda pendiente.

Seguir las medidas indicadas por la nutricionista o en caso de no contar con un profesional, podemos hacer pequeños trucos como usar platos pequeños y llevar la comida ya servida a la mesa para evitar seguir cogiendo.

3. Planificar las comidas con antelación

Conseguiremos varios beneficios. Si se organizan con antelación las comidas y cenas con vista a una semana, evitaremos caer en comidas preparadas o rápidas al llegar a casa ya que es común no tener tiempo. Podremos hacernos nuestra lista de la compra, comprarlo todo en un día y con varias ventajas:

        • Evitar una compra compulsiva
        • Ahorro económico y de tiempo
        • Evitar tirar comida pasada o caducada
        • Evitar tener comida ultraprocesada en casa para picar

 

4.Realizar actividad física

Como ya sabemos, dieta y ejercicio van de la mano. Además de los beneficios del ejercicio físico tanto a nivel de salud como para la quema de calorías, el ejercicio físico va a incidir regulando el estrés y la ansiedad, algo muy importante a la hora de controlar nuestra ingesta de nutrientes.

 

Jesica Morocho